sábado, 13 de abril de 2013

Palabras envenenadas, de Maite Carranza

Título: Palabras envenenadas
Autora: Maite Carranza
Editorial: Edebé
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
Número de páginas: 250
Fecha de publicación: Junio de 2011
Precio: 9.95€
ISBN: 9788423696505

¿Qué pasó con Bárbara Molina? Nunca se encontró su cuerpo ni se consiguieron pruebas para detener a ningún culpable. Una llamada a un móvil pone patas arriba el destino de muchas personas: el de un policía a punto de jubilarse, el de una madre que ha perdido la esperanza de encontrar a su hija desaparecida, el de una chica que traicionó a su mejor amiga.
Palabras envenenadas es una crónica de un día trepidante, vivido a contrarreloj y protagonizado por tres personas cercanas a Bárbara Molina, desaparecida misteriosa y violentamente cuando tenía quince años. Un enigma que, después de cuatro años sin resolverse, va a verse sacudido por nuevas claves. A veces, la verdad permanece oculta en la oscuridad y sólo se ilumina al abrir una ventana.
Una historia de mentiras, secretos, engaños y falsas apariencias que pone el dedo en la llaga sobre mitos incuestionables. Un relato escalofriante que disecciona la hipocresía de la sociedad española moderna. Una denuncia valiente de los abusos sexuales infantiles, sus devastadoras consecuencia y su invisibilidad en este mundo bienpensante nuestro.

Un día necesité para leer la historia de Bárbara. UN DÍA. Y es que Palabras envenadasenvenedasenvenenadas (¡leñe ya!) es un libro de los que enganchan. Pero no a las pocas páginas, sino en la primerísima de todas. Hay muy pocos libros en el mundo que me hayan enganchado tantísimo como lo ha hecho esta increíble historia, y le pido al karma que ponga muy pronto otro parecido en mi camino porque la sensación de ir absorbiendo los capítulos es maravillosa.

Poco os puedo decir de la trama sin soltar algún spoiler, porque uno de los platos fuertes del asunto es desvelado al poco de empezar. La novela está dividida en tres partes, veintiocho capítulos, cada uno de ellos contado por cuatro personajes diferentes que van alternando sus historias y de los que no diré nombres porque no quiero liarla parda con los spoilers. Me ha parecido curioso que solo uno de ellos narrase en primera persona mientras que la historia del resto estaba en tercera, en fin. Poco a poco te vas interesando más en el caso de Bárbara, aunque comiences el libro con la mayor indiferencia del mundo, hasta que tu cabeza se convierte en un hervidero de BárbaraBárbaraBárbara¿Dónde está Bárbara?¿Qué pasó con Bárbara?¿Está viva o muerta?BárbaraBárbaraBárbara. Y tienes que seguir pasando páginas hasta que llega un momento en el que te vuelves completamente adicto.

Quiero que todos le demos un fuerte aplauso a la señora Maite Carranza, porque los personajes que ha creado son alucinantes, la trama es alucinante y la forma de narrarla es lo más alucinante de todo. En esta novela no existen los diálogos propiamente dichos, sino que lo que dicen los personajes va inmediatamente a continuación de las acciones narradas. Aunque parezca un lío, no se puede entender mejor. Por supuesto que al principio me rasqué la cabeza y le eché un vistazo al resto del libro en busca de mis preciados guiones, mis espacios, mis dijo, contestó y preguntó, y por supuesto que me pillé un rebote muy grande al ver que alguien había osado suprimir una cosa tan hermosa, pero enseguida me acostumbré y acabé amando ese rasgo tan peculiar de la novela. Le da un toque apresurado y que se parezca mucho más a un caso policial, que realmente es lo que es.

Una semana antes me había preguntado si tenía algún capricho, algún deseo especial. Sé que estaba dispuesto a comprarme cualquier tontería, un vestido, unos zapatos, un iPod. Pero yo no quería nada que se pudiera pagar con dinero y le pedí que me llevase a la playa. Mi sueño era lanzarme al mar desde una roca, zambullirme con los ojos bien abiertos, nada crol hasta quedarme sin aliento y yacer flotando sobre las crestas de espuma, mecida por las olas. Quería sentirme ligera, escabullirme como un pez y perderme en el horizonte hasta que mi cuerpo blanco fuera tan sólo un punto lejano que salpicase la monotonía del azul.
Me dijo que a lo mejor algún día, y me regaló la novena temporada de Friends.
Admito que me hizo ilusión.

Lo que más me ha gustado de Palabras envenenadas es cómo ha jugado Maite Carranza conmigo. Creo que nunca nadie me había manipulado tanto. Según transcurre la trama, se nos presenta un conjunto de sospechosos que podrían ser los responsables de la desaparición de Bárbara. Al principio de la novela, yo tenía clarísimo quién era el delincuente, pero cincuenta páginas después le había descartado por completo y elegido a uno nuevo, teniendo igual de claro que antes que aquel nuevo era el responsable del cruel destino de la pobre Bárbara. Cincuenta páginas después volvió a ocurrir lo mismo. Y luego volvió a girar. Y otra vez. Y lo que yo creí que pensaba por mí misma en realidad era obra de la autora, que me hacía creer lo que a ella le daba la gana. Recuerdo que me di cuenta de ello a pocos capítulos de acabar la novela, y me reí mucho. Lo más increíble es que a cada nuevo sospechoso la historia de Bárbara se vuelve un poco más enfermiza de lo que podría haber sido con el sospechoso anterior.

Tal vez el final sea muy cortante. A mí por lo menos me ha faltado un “one month later” o algo así de los que salen en las películas. Pero esa es la minúscula pega que puedo ponerle. Y es que nunca un libro se había merecido tanto un premio como Palabras envenenadas. Creo que voy a echar un vistazo a más novelas policíacas porque ésta me ha abierto el apetito. Os lo recomiendo muchísimo porque, creedme, merece la pena.

Puntuaciones
Escritura




Personajes




Trama




Portada




Ritmo




Final



Nota final
Regalo del cielo

8 comentarios:

  1. ¡Muchas gracias por la reseña!
    No lo conocía y me ha animado totalmente a leerlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Tu reseña es buenísima. No le falta nada; lo único que yo añadiría es que hacen falta más libros así que te abran los ojos de una bofetada a tinta. Me tocó mucho este libro. Y no lo digo por decir; realmente has definido este libro, porque juega contigo, porque te enferma, y porque una de sus más importantes características es que no puedes dejar de leerlo.

    Me ha encantado que se le haga justicia a Palabras Envenenadas. Regalo del cielo, nada menos que un regalo del cielo, porque eso es lo que es; está junto a Si no despierto en esa lista de libros que además de volverme loca, son de los que más releo.

    Besos,
    Sawako :3

    ResponderEliminar
  3. Me encantaria leer este libro ! se ve genialoso

    ResponderEliminar
  4. Yo este libro lo leí unas dos veces, y dos veces me ha echo ponerme los pelos de punta. Yo también empecé el libro un poco indiferente, pero ya por los primeros capítulos ya me quedaba sin uñas de tanto morderlas.
    ¡Muy buena reseña! Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Espero poder leerlo! Nunca lo había escuchado la verdad. Gracias por la reseña.

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Llevo muchísimo tiempo con este libro en la estantería y nunca me he terminado de decidir a leerlo, pero tu reseña me ha dejado MUY INTRIGADA.
    Creo que voy a tener que darle una oportunidad muy pronto.
    ¡Un besito! ^^

    ResponderEliminar
  7. Es una novela absolutamente increíble. Me enganchó muchísimo y la disfruté como pocas lo han hecho. Tuve el placer de que en el Sant Jordi del año pasado me firmara el libro y es una mujer muy agradable.

    ResponderEliminar
  8. Y tanto que merece la pena... Es increíble. Me hizo sentir muchísimas cosas y me mantuvo en vilo todo el tiempo. Es altamente recomendable.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar

Estaremos encantados de leer todo lo que quieras decirnos de la entrada. ¿Te ha gustado? ¿Estás de acuerdo con nosotros? Cuéntanos todo lo que quieras porque solo todos juntos sabremos ver qué hay Más Allá de las Palabras.